LAS MEJENGAS

body_mejengas_1.jpg

El proyecto de las mejengas nació por la necesidad de realizar actividades fuera del Centro Dormitorio con los usuarios que duermen en el mismo. Esta actividad, aparte de que es recreativa y deportiva los hace convivir directamente con el voluntario, involucrarse más con las demás personas; en donde la idea principal es que el usuario y el voluntario se encuentren en una relación totalmente horizontal sin ninguna barrera. Esto se fortalece con la ayuda que se les brinda como refrigerios, premios y reconocimientos que sirven de motivación para que cada fin de semana que compartimos, se alejen de sus problemas y difíciles situaciones.

El voluntariado se realiza fuera del centro dormitorio para que ambas partes se vean involucradas en lo que queremos, una reintegración con el medio, demás personas fuera del voluntariado y que las personas tengan una percepción distinta de los habitantes de calle.

Cada domingo Juanca, el entrenador, lleva a su mejor equipo, con ayuda del "Capi" y uno que otro líder dentro del Centro Dormitorio, se uniforman y comienzan a calentar. Se lo toman tan en serio que en muchos veteranos a parte de la alegría de jugar  fútbol, se puede ver la inspiración que toman de Roger Flores, Evaristo Coronado, Gabelo Conejo. Para ellos, vivir el fútbol hoy es también recordar etapas hermosas de sus vidas. Los que recuerdan Italia 90, saben de la pasión que eso genera. Pero los más jóvenes, como el "Capi" y como "Maquina", pueden inspirarse en Brasil 2014.  Todos estiran, ven al cielo, calientan, ven al cielo, juegan, ven al cielo. En este momento, todos los males desaparecen, 90 minutos de fútbol son 90 minutos donde el alma se limpia para nosotros y para ellos. Ya se saben las jugadas de pizarron, se apoyan entre ellos, se bailan a quien tengan en frente. 

body_mejengas_2.jpg

Las mejengas dan buenos frutos que permiten ver que el deporte lo usamos como medio para ir sanando distintos problemas que este proyecto tiene como objetivo atacar.

Cabe destacar que hemos logrado formar un grupo solido entre habitantes de calle y voluntarios y esto ha llegado a formar parte importante de nuestras vidas, de manera positiva.

Juanca lo dice: "No hemos jugado y ya ganamos, porque un día fuera de las calles ya es un campeonato". 

Aquí no hay rivales, no importa el marcador, no importa que zapatos uses, de qué color es tu camisa. Eso queda atrás. Acá luego de patear la bola, quedan abrazos, sonrisas, paz, y lo mejor de todo, hermandad.

 

Empresas colaboradoras:

Artboard 1.png